aftas bucales

Las aftas bucales son úlceras pequeñas dolorosas que salen en el interior de la boca.

¿Por qué se producen?

Muchas pueden ser las causas que la provocan:

  • Factores hereditarios. En muchos casos los pacientes tienen algún pariente de primer grado que presenta esta misma afección, por lo que son más propensos.
  • Agresiones mecánicas. El simple hecho de morderse mientras se mastica la comida o recibir un rasguño durante un tratamiento o causado por un diente dañado.
  • Problemas del sistema inmune. Una bajada de defensas a consecuencia de un catarro o de una situación de estrés.
  • Estrés, ansiedad, problemas emocionales.
  • Deficiencias alimentarias, principalmente las relacionadas con falta de hierro, ácido fólico y vitamina B12.
  • Las aftas son relativamente comunes en casos de desequilibrios hormonales y aparecen con frecuencia antes o durante el periodo menstrual.
  • Alergias o intolerancias a ciertos alimentos.
  • Infecciones virales.

Diferencias entre aftas y herpes labial

  • Las aftas son pequeñas protuberancias blancas o llagas rodeadas por una zona enrojecida. Si bien las aftas no son contagiosas, se las suele confundir con el herpes labial, causado por el virus del herpes. Quizá sea útil recordar que las aftas aparecen dentro de la boca, mientras que el herpes labial usualmente lo hace fuera de ella. Las aftas pueden repetirse y ser menores (pequeñas), mayores (grandes) o herpetiformes (múltiples, en grupos o en racimos). Las aftas son afecciones comunes y suelen reaparecer. Si bien no se conoce la causa exacta de las mismas, algunos expertos creen que pueden verse involucrados problemas del sistema inmunológico, bacterias o virus. Como hemos dicho anteriormente, factores como el estrés, los traumas, las alergias, el tabaquismo, la deficiencia de hierro u otras vitaminas y la herencia también contribuyen a que una persona sea más propensa a padecer aftas.
  • El herpes labial, también llamado ampollas de fiebre o herpes simplex, es un grupo de ampollas que aparece alrededor de los labios y a veces debajo de la nariz o en el mentón. El herpes labial, por lo general, es causado por un tipo de virus herpes y es muy contagioso. La primera infección suele ocurrir en niños, a veces sin síntomas, y puede confundirse con un resfrío o una gripe. Una vez que la persona se ha infectado, el virus permanece en el cuerpo, provocando ataques recurrentes ocasionalmente. En algunas personas, sin embargo, el virus permanece inactivo.

En caso de emergencias llamar al:        +34 985 13 13 43